martes, 7 de julio de 2009

Y llegó el ansiado final...

Parecía que nunca llegaría este momento, pero hace unos pocos días le coloqué el fin a mi última novela!! Es una novela de suspense romántico como ya adelanté hace unos meses y, como el argumento es más complejo que el de Bajo el cielo de Montana, me ha costado más escribirla y enlazar una cosa con la otra. Lo más agotador de todo han sido esas ideas que se me ocurrían cuando por las noches me metía en la cama, sí, cuando te encuentras en ese estado de duermevela tan inspirador. Y digo que era lo más agotador porque la mayor parte de las veces, esas ideas de última hora me obligaban a modificar lo que ya estaba escrito y entonces ¡¡vuelta a empezar!! Jaja, no sé la de veces que he reescrito ciertas escenas porque se me ocurrían otras mejores que me desmantelaban el argumento entero. Y así ha sido durante meses.
Después de un trabajo en el que te has esforzado al máximo y lo has dado todo de ti, una no puede dejar de sentirse orgullosa. Sí, estoy contenta con el resultado aunque confieso que me daba miedo intentarlo con el suspense romántico. Yo creo que he superado la prueba, pero la última palabra siempre la tenéis vosotras. ¡¡Qué ganas tengo de que vea la luz!!
Ahora siento una especie de añoranza. Estoy segura de que les sucede a todos los escritores con los protagonistas de sus libros. Han sido muchos meses en su compañía y despedirlos me ha hecho sentir como si me faltara algo. Escribir es realmente algo fascinante. Creas un mundo paralelo e imaginario en el que te sumerges a diario e incluso te olvidas del tuyo propio. Ay… pero cuando se acaba les echas irremediablemente de menos. Es como si existieran realmente, pero sabes que tienes que decirles adiós.
Yo ya me he despedido de ellos pero ahora os los presento a vosotras. Se llaman Derek y Megan y ésta es su historia:

Megan Lewis es una joven periodista que trabaja en un periódico importante de Pittsburgh y que escribe sobre asesinatos violentos. Cuando una noche acude a la casa de su vecina de enfrente y descubre accidentalmente su cuerpo apuñalado y sin vida, decide investigar el brutal asesinato. La víctima trabajaba como chica de compañía en La Orquídea Azul, una agencia cuyos clientes son hombres influyentes y adinerados. Para asegurarse el puesto de redactora jefe del periódico, Megan decide infiltrarse en la agencia, pero pronto se encontrará con los obstáculos que el policía encargado de la investigación, el atractivo agente Derek Taylor, pone en su camino.Megan tendrá que debatirse entre la atracción que siente hacia el policía, que es mutua y evidente, y el deber profesional que la reclama.

Los protas podrían ser así:


7 comentarios:

cindy dijo...

no me extraña que esté metido por aquí Patrick Dempsey jeje... espero que te publiquen pronto esta novela también.!!!

Lilith dijo...

Me alegra mucho que hayas terminado la novela guapa ^_^
¡¡Felicidades!!

Pilar Cabero dijo...

Es cierto, cuando acabas de escribirla te quedas como vacía.
Menos mal que luego llegan otros protagonistas a sustituir a los anteriores y vuelta a empezar ^.^
Enhorabuena por tu nueva novela, pinta muy bien.
Besitos

ABC dijo...

Ya la has terminado?
Ummm, estoy deseando que te la publiquem para leerla

Un petonet
Elena

menchu dijo...

Cuando terminas, te quedas como si ya no tuvieras más en la cabeza. Pero seguro que Mar, ya estás maquinando la siguiente.

Venga, queremos un avance.

Menchu

Anaiis dijo...

Yo quiero que la publiquen YA!!!! El dia que me entere de su publicacion, estaré a primera hora en la libreria. No veo que llegue el momento de tenerla en mis manos.... Ainssssssss.... ¡que impaciencia!

Helena dijo...

Ese protagonista masculino...hummmmmmm....