viernes, 18 de junio de 2010

En Londres con Bon Jovi.


El fin de semana del 12 al 14 de junio estuve en Londres, en el estadio O2 arena, para volver a ver a Bon Jovi en directo, en uno de los conciertos de los doce (si no me falla la memoria) que van a dar en la capital londinense este año. Tan sólo una semana después del Rock in Rio en Madrid, mi amiga Elena y yo nos subimos al avión para volver a disfrutar del mayor de nuestros vicios.

Llegamos el sábado a medio día, nos alojamos en nuestro hotelazo (sí, aunque parezca mentira, porque en Londres los hoteles dejan mucho que desear, pero éste en el que nos hospedamos era nuevo, estaba muy limpio, y hasta tenía ordenador con conexión gratuita a internet :). Y encima estaba muy cerquita del Big Ben) y ya dedicamos la tarde entera a hacer turismo. Visitamos lo más típico (ya conocíamos la ciudad, pero me sentí como si la viera por primera vez), el Big Ben, las casas del Parlamento, Trafalgar Square, el palacio de Buckingham, la Abadía de Westminster, la zona de Picadilly Circus... la tarde/noche dio muchísimo de sí y cuando regresamos al hotel estábamos literalmente reventadas.

El domingo por la mañana fuimos al Madame Tussauds (museo de cera de famosos) para ver la estatua de cera de Jon Bon Jovi, peeeero, mala suerte. Nos dijeron que su estatua estaba en Las Vegas pues, por lo visto, van viajando de país en país. Como teníamos el tiempo limitado, decidimos no entrar al museo y marchamos para el Convent Garden, distrito muy famoso por sus mercadillos, bares, restaurantes, actos culturales.... y ahí pasamos el resto de la mañana.

Hacia el medio día y después de comer, emprendimos el largo camino en metro hacia el O2 arena. En esta ocasión, agradezco enormemente el no haber tenido que hacer colas!!! porque mi cuerpo todavía no se había recuperado del todo de las horas pasadas bajo el sol en las colas del Rock in Río. El O2 se caracteriza por ser un lugar cerrado donde hay asientos no sólo en las gradas, sino también en la pista (como el Madison Square Garden de Nueva York, vamos) y todo el mundo tenía su asiento numerado. Nuestra posición era muy buena, mejor de lo esperado porque cuando adquirimos esas entradas, no pudimos elegir la zona, tuvimos que dejar esa cuestión en manos del azar. La suerte nos acompañó y el escenario estaba más o menos cerca y teníamos una buena panorámica al estar ubicadas junto a un pasillo, sin cabezas inoportunas tapándote la visión... (bueno, hicimos un pequeño chanchullo, jaja).

Luego las luces se apagaron y el sueño comenzó otra vez.... Esta es la parte más difícil de describir porque siempre me quedo sin palabras y adjetivos, y eso que la lengua castellana es muy rica en unas y otros!!! Seria muy reiterativo decir que fue maravilloso, fascinante, glorioso, mágico... pero es que fue todas esas cosas y no puedo evitar utilizarlas una y otra vez. Fue un auténtico espectáculo de música rock digno de ver.

Probablemente, éste haya sido uno los conciertos (ya no sé si mejores porque todos me lo han parecido) más especiales de todos a los que he ido, pues hacia la mitad se produjo el gran MOMENTAZO. Muy próxima a donde nosotras estábamos, había una pasarela anexada al escenario, y fue allí, en ese lugar privilegiado, donde Bon Jovi tocaron cuatro canciones!!! La cercanía y las canciones escogidas para tocar en ese lugar, hicieron que ese momento fuera pura magia, y que todavía persista en mi cabeza arrancándome un montón de emociones.

Como anécdota a resaltar, yo tenía el enorme deseo de que tocaran una canción en particular que todavía no había tenido la suerte de escuchar en directo. Esa canción es Make a memory, la que suena en mi blog, la que ecuchaba incansablemente cuando me hallaba escribiendo Bajo el cielo de Montana y que me sirvió de inspiración, la que, de tocarse, me habría tomado como un regalo de cumpleaños porque al día siguiente era eso, mi cumpleaños. Y entonces sonó, allí, delante de mí, mi deseo cumplido... el regalo de cumpleaños que tanto ansiaba... Qué satisfacción, no os lo podéis ni imaginar. Y por si escuchar Make a memory no fuera suficiente, fue enlazada con Bed of roses, que esta sí que la he escuchado muchísimas veces en directo pero, al ser probablemente mi balada favorita de Bon Jovi, jamás me canso de escucharla y siempre me arranca un montón de emociones y sentimientos.
Me he pasado un montón de meses esperando ansiosamente que llegaran los conciertos de Bon Jovi, y otra vez se me han clavado en el alma. La aventura ya ha terminado, pero el sentimiento perdurará para siempre.

Ahora la pregunta es... ¿para cuándo volvemos a vernos?

Un pajarito me ha dicho que, seguramente, el año que viene :)))

Os dejo unas fotos de Londres y otras del concierto.


6 comentarios:

Noelia A. dijo...

jopeee Marrrrrrr!! Que ilusión destilan tus palabras, ains... que envidia me das!!
Me alegro muchisimo de que te lo pasaras tan bien, y de que cantaran TU canción. Felicidades!!

Chus Nevado dijo...

¡Menudo regalo de cumpleaños tan especial! Me alegro muchísimo por ti, niña. Esas cosas dejan una marca indeleble en el alma.

Un beso enorme

Mar Carrión dijo...

La verdad es que este concierto de Londres lo voy a atesorar especialmente, se dieron todas las circunstancias para que fuera perfecto ;)

Yolanda Quiralte dijo...

¡¡¡Ostras Mar!!! suertuda. Bon Jovi..., Londres... Chica qué envidia más grande!!

Me alegro que te lo pasaras genial. ¡Qué bien!

menchu dijo...

Y por fin llegó la crónica. Tras unos días paseando por las nubes, has concretado en palabras que destilan ilusión. Me alegro de que lo pasaras tan bien y de que ya tengas preparado otro para el año que viene.

Christopher dijo...

¡Qué suerte que tuviste!
Ojalá fuera al hotel en Pilar y diera un concierto allí!
Saludos